¿Como tratar a un niño con problemas bucales?

¿Por qué no es lo mismo un odontopediatra que un odontólogo de adultos?

  • Las revisiones y los tratamientos deben adaptarse a la conducta y a la edad del niño o de la niña
  • Estamos especialmente preparados para que la visita al dentista no sea “traumática” para los niños. Nos formamos para ofrecer una experiencia amigable.
  • Los dientes deben cuidarse desde su erupción. Los primeros dientes de leche suelen aparecer entre los 4 y los 12 meses.
  • La primera visita al odontopediatra se recomienda cuando se cumple el primer año de vida.
  • Si no se detecta ningún problema, es aconsejable realizar un control anual.
  • A partir de los 5 años y hasta que se acaba el recambio de los dientes de leche, las revisiones son cada 6 meses.

Prevención Dentalíus

Prevenir y diagnosticar precozmente los posibles problemas de salud bucal de los niños.

Es el mejor tratamiento para que el niño no tenga miedo en acudir a la consulta. Para ello es necesario enseñar los métodos de higiene bucal apropiados desde muy pequeños ( al comienzo de la erupción de la dentición temporal)y son los padres el mejor ejemplo para practicarlos.

Los niños han de tener una dieta equilibrada y tanto los padres como la escuela han de impartir los consejos adecuados sobre alimentación, sobre la aplicación de flúor/colutorios y sobre las técnicas y frecuencia del cepillado después de cada comida.

Se han de hacer visitas regulares al odontopediatra para una mejor prevención de caries tanto de los dientes de leche como los definitivos y revisar el estado de las encías porque el diagnostico temprano es muy importante.

Hay que desterrar la idea que al ser “de leche” no es importante que tengan caries pues su función es muy importante durante el recambio de los dientes tanto para guardar el espacio como para guiar la erupción de los dientes definitivos.

Por ultimo hay que señalar que la mayoría de las fobias al dentista que existen en los adultos son debidas experiencias traumáticas en la infancia y adolescencia. Es por ello que hay que insistir en la importancia que tiene la salud bucal en esta etapa de la vida.

Creamos un ambiente positivo en la primera cita, libre de ansiedad y miedo. Esto se consigue construyendo un vínculo paciente – odontopediatra – ortodoncista – padres desde los primeros años de vida

Sala de espera adaptada.
Consulta adaptada a los niños.
Técnicas de control del miedo.
Personal cualificado para el manejo de los niños.
Formación, orientación y acompañamiento a los padres.

Control de la erupción de los dientes de leche y permanents
Orientación sobre el desarrollo funcional y estético del sistema masticatorio
Valoración de maloclusiones en los primeros años de vida
Diagnóstico y prevención de problemas relacionados con la malposición de los dientes.
Recomendaciones de higiene individualizadas según el riesgo de caries del niño y la familia
Tratamiento de caries
Tratamientos preventivos
Charlas informativas a padres y madres

LA PRIMERA VISITA AL ODONTOPEDIATRA

ANTES DE LA ERUPCIÓN DEL PRIMER DIENTE O DURANTE EL PRIMER AÑO DE VIDA DEL BEBÉ.

Es importante no esperar demasiado desde la erupción de los primeros dientes para visitar al dentista, ya que es en las revisiones tempranas cuando se pueden identificar a tiempo los primeros signos y realizar tratamientos sencillos en caso de ser necesario. Cuanto más tarde se introduzca al niño en el control dental por parte del odontopediatra, mayores pueden ser los problemas y por tanto, más complejos los tratamientos. En el niño, la premisa “más vale prevenir que curar” adquiere especial relevancia si el objetivo es disminuir el grado de ansiedad.

En ese momento se dan recomendaciones de higiene y de cuidados dentales (recuerda que las caries pueden salir desde que aparece el primer diente). En esta visita de aproximadamente media hora de duración, se hace una revisión individualizada del niño y se dan las recomendaciones de higiene de acuerdo a la edad del niño y al riesgo de desarrollar patologías dentales (además, es el primer contacto del niño con el ambiente odontológico y con su dentista).

A partir de esa primera valoración, se programan vistas de tratamiento o control preventivo, según sea el caso. En Dentalíus priorizamos la prevención, es por ello que al acabar el tratamiento, recomendamos visitas periódicas de control 2, 3 o 4 veces al año aproximadamente en función de la predisposición del niño desarrollar alguna patología bucal.

 

Tratamientos que realiza el odontopediatra
  • Alteraciones del desarrollo y la forma de los dientes y de los maxilares.
  • Caries dental
  • Traumatismos en los dientes
  • Consejos y pautas de la higiene dental
  • Valoración de la necesidad de ortodoncia o rehabilitación
  • Una buena salud de los dientes de leche contribuye a prevenir problemas dentales en la vida adulta.
  • La caries dental es una enfermedad infecciosa que necesita tratamiento.
  • Los dientes de leche mantienen el espacio de los dientes definitivos.
  • Es un mito pensar que como se caerán no hay que cuidarlos.

En la edad preescolar las visitas han de ser cortas (menos de 30 minutos)  hasta que el niño esté familiarizado con los instrumentos. También en la edad preescolar son mejor las visitas por la mañana porque a esta hora del día los niños no están cansados, hay menos retrasos en las visitas (menos tiempos en la sala de espera) y el profesional está más fresco.

Es mejor que los padres no estén presentes dentro de la consulta a partir de los 3 años y medio. El hecho de permanecer dentro puede distraer al profesional y el niño intentar llamar la atención y provocar un sentimiento de compasión por parte de los padres, los cuales encontraran justificado que el niño quiera posponer el tratamiento dental.
Hay que evitar la célebre frase: “te ha hecho daño?”O también: “no se preocupe doctor que yo mentalizare a mi hijo”.

Aunque la mayoría de los padres afirma explicar a sus hijos sobre el tratamiento y mentalizarlos, es el odontopediatra el que tiene que explicar el tratamiento y no los padres.

Es suficiente con 5-10 minutos antes de iniciar el tratamiento. Consiste en la aplicación de música o cuentos a través de unos auriculares de reducido tamaño. Según la edad del niño serán canciones infantiles, cuentos, historias de aventura, etc. Muchas veces es eficaz para eliminar las tensiones y reducir el miedo y las reacciones de carácter defensivo, lo cual facilita siempre la labor del odontólogo.

Estos se utilizan cuando la conducta y el control del niño durante el tratamiento esta difícil y la cooperación es complicada. Los síntomas que el niño presenta son miedo a los instrumentos, tensión en las piernas o las quiere levantar, lloros y no habla ni establece comunicación con el odontopediatra.

Los psicofármacos permiten el tratamiento pero no mejoran la comunicación con el odontólogo.

LA PRIMERA VISITA AL ORTODONCISTA

A LOS 6 AÑOS COINCIDIENDO CON LA ERUPCIÓN DE LOS PRIMEROS MOLARES PERMANENTES

A partir de que salen los primero molares se puede iniciar lo que se conoce como ortodoncia interceptiva que es aquella dirigida a mejorar la forma de los huesos que aguantan los dientes. Este tipo de aparatos se apoyan en los primeros molares y d eahí que se deba esperar hasta los 6 años. Por otra parte, la ortodoncia fija  no se suele iniciar hasta los 12 años más o menos que es cuando el niño ha finalizado todo el recambio de dientes de leche a definitivos.

Cuando el niño acude a los 6 años se comprueba que efectivamente le han erupcionado los primeros molares y se valora la necesidad de realizar modificaciones sobre la forma que tiene su paladar y su mandíbula. También se valora si el maxilar y la mandíbula están bien relacionados o si  son más pequeños o grande de lo normal. En caso de que sea así este es el momento ideal para realizar tratamiento dirigidos a mejorar estos aspectos de manera que cuando salgan los dientes definitivos lo hagan en las mejores condiciones posibles. Una vez los definitivos ya han erupcionado, entonces es el momento de valorar que los dientes estén bien posicionados y bonitos y en caso de que no sea así se procede a colocar los famosos brackets u ortodoncia fija.

¿MIEDO AL DENTISTA?

Lo mejor es que el niño acuda lo antes posible a la consulta del dentista para que se familiarice con el entorno. Así se reducirán drásticamente las posibilidades de tener que llevar a cabo algún tipo de tratamiento.

Nuestro equipo está sensibilizado con la odontofobia, o miedo al dentista, que suele aparecer en las primeras visitas. Por ello, crear un clima de confianza, con médicos especializados, es imprescindible.

Las revisiones anuales, enseñarles a cepillarse correctamente los dientes, controlar las caries y prevenir patologías garantizan una mejor salud bucodental en la edad adulta.

Los dentistas aconsejan llevar a los niños de bien pequeños a la consulta. Se trata de hacerlos sentir cómodos y eliminar cualquier miedo que puedan sentir por el solo hecho de conocer el sitio. La introducción del dentista en la vida de los niños hace más cercana la relación con el odontólogo y evita que se desarrollen determinadas fobias, como la odontofobia.

La infancia es la época en que se han de aprender los hábitos de higiene bucal adecuada. Conocer como cepillarse los dientes o familiarizarse con el flúor es básico en esta edad. Los niños han de ser conscientes que una buena conducta con sus dientes les traerá ventajas en un futuro.

De este trabajo se cuidan los odontopediatras, quienes están especializados en tratar la salud bucodental de los niños. Desde juegos a premios, los odontólogos pediátricos intentan amenizar las visitas y convertirlas en diversión. “crear un clima de confianza es lo más importante” confirman los dentistas. Convertir en común las visitas al odontólogo y conocer al doctor personalmente, también aumenta la confianza. De hecho, esto es uno de los aspectos que tiene en cuenta el equipo de clinicas Dentalíus.

Ser ingenioso, paciente y agradable
Predisposición a tratar con niños
Técnicas comunicativas y de lenguaje no verbal
Anestesia tópica con sabor agradable
Técnicas anestésicas lo menos invasivas posibles
Sedación con óxido nitroso en los casos más complejos (el niño no perderá el conocimiento y los efectos del gas desaparecen a los 10 minutos de retirar la mascarilla)

La odontofobia es un miedo que aparece en la infancia

El miedo al dentista es común para la gran mayoría de la sociedad. Cuando nos encontramos con un problema dental, lo primero que nos viene a cabeza en el dolor.

Esta percepción puede llegar a ser enfermiza y provocar fobias al dentista, conocidas con el nombre de odontofobias. Las personas que la sufren tienen insomnio, lloran en la consulta e incluso pueden enfermarse.

El pánico irrefrenable al dentista es un trauma que se adquiere en la infancia. El recuerdo que tenemos del dentista de pequeños nos limita y nos obsesiona hasta desarrollar miedos desmesurados. Por esta razón, el trato de los odontólogos con los niños es tan importante o más que la destreza en los métodos de la profesión. De hecho, la odontología pediátrica es una especialización que tiene una duración de dos años. De aquí el peso que tiene la infancia en la actitud de los adultos cuando visitan al dentista

Con el fin de acabar con la fobia al dentista, es básico que los odontólogos hagan amena la estancia de los niños en la consulta, y que les den incentivos o regalos ante un buen comportamiento. Además se han de evitar expresiones como “no te hará daño” o “solo será un pinchazo” porque los puede asustar. Con todo el dentista pretende establecer la confianza que necesita el paciente y concienciarlo que una boca bonita es una boca sana

Nuestro personal esta sensibilizado con la odontofobia y orienta todas sus prácticas dentales a conseguir la comodidad del paciente y hacerla llegar a los más pequeños.

Tratamientos para niños que tienen mucho miedo al dentista

Sedentist 

Son Niños que solo pueden ser tratados en una primera fase bajo sedación.

A los signos de falta de cooperación y tensión que muestran los niños que presentan un cierto grado de ansiedad, se suma el tener un comportamiento negativo:

El niño no abre la boca, se la tapa con la mano, aparta la cabeza, patalea, aparta con movimientos bruscos al profesional.

En estos niños los psicofármacos ya no son eficaces.

Requiere diagnostico medico y elaboración de presupuesto segun cada caso Llámanos al 918 75 84 00 si eres de Arganda del Rey o al teléfono 949 36 20 01 si eres de Azuqueca de Henares para saber más o pide cita aquí.

¿Tienes más preguntas sobre la odontopediatria?

No importa que no seas paciente: puedes enviarnos tus preguntas gratis por facebook, twitter o google+. Y nuestro equipo de profesionales las contestará de forma gratuita.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.